La Historia de Dom Pérignon



Dom Pierre Pérignon (dom Perignon) nació en Sainte-Menehould, en 1638 y murió en 1715, en Epernay siendo enterrado en medio de las vides. Fue monje benedictino en la la Abadía de Hautvillers, diócesis de Reims, en la región de #Champagne. Desde su puesto de cillerero del convento estaba al cargo, entre otras cosas, de la producción de vino de la abadia.


Cuenta la leyenda, que un día del año 1670, oyó la explosión de una botella de vino en la bodega. Se acercó, probó el vino derramado y gritó a sus ayudantes: “Venid, deprisa, estoy bebiendo estrellas”. Esta “explosión” fue debida, como hoy se conoce perfectamente, a la fermentación espontánea del vino, debida al azúcar que contiene con la consiguiente producción de carbónico, que hizo explotar la botella.


A partir de este momento el afán de Pérignon fue conservar estas burbujas en el vino. (Este método de producción hoy se conoce como #champenoise). Tuvo que enfrentarse a dos problem