La tempura se refiere a la fritura rápida japonesa, en especial a los mariscos y verduras; en donde cada trozo de comida debe tener el tamaño de un bocado y se fríe en aceite a 180 ℃ a lo sumo durante tres minutos.

En diversos restaurantes se utiliza aceite de sésamo o una mezcla de este aceite con otros. El aceite nunca se debe quemar, y los alimentos (aunque deben ser sumergidos íntegramente en el aceite) apenas deben obtener un dorado superficial. Una vez quitados del wok o el recipiente en que se frían no deben quedar aceitosos.


Antes de llevarse el trozo a la boca se suele remojar cada bocado inmediatamente antes de ingerirlo, no es aconsejable verter la salsa (hecha a base de caldo, salsa de soja y sake dulce al que se le agrega ralladura de jengibre, ralladura de rábano y especias) sobre los platos con tempura.


Uno de los requisitos principales, es que los alimentos del tempura sean cortados «en bocados», que entren fácilmente en la boca, ya que tradicionalmente toman con los palillos.